Volver a ¿Qué pretende ser?

¿Qué son las pseudoterapias?

Las pseudoterapias son —a grandes rasgos— prácticas que se presentan como métodos fiables y certeros para curar enfermedades o para mantener y mejorar la salud, pero que no han demostrado su efectividad científicamente. Su supuesta capacidad se sustenta, fundamentalmente, en testimonios de personas de menor o mayor renombre, que afirman que esas pseudoterapias funcionan; o en ensayos clínicos sin unos protocolos de evaluación adecuados.

Las pseudoterapias suelen ir unidas a palabras tales como ‘natural’, ‘alternativa’ o ‘bienestar’, pero son un engaño puesto que no tratan la enfermedad más allá del efecto placebo, presentándose sin embargo ante el paciente como capaces de curar a través de determinados compuestos o supuestas técnicas.

Las pseudoterapias implican un grave peligro añadido, ya que pueden apartar de verdaderos tratamientos contrastados a personas esperanzadas en sus ofertas curativas. Se han dado casos en que, para evitar efectos secundarios de tratamientos agresivos, pero necesarios, como por ejemplo los de la quimioterapia, personas que padecían cáncer han dejado un tratamiento hospitalario con las consecuencias que de ello se pueden derivar; aferrándose a una falsa terapia. O personas hipertensas, con problemas cardíacos u otros, han suplido un tratamiento científico por una falsa terapia la homeopatía por ejemplo y han tenido también graves consecuencias. Y en otros casos en que el paciente ha compaginado el tratamiento científico con la falsa terapia, los efectos de determinadas sustancias han disminuido o alterado la terapia hospitalaria… Incluso cuando las falsas terapias no han implicado el consumo de producto alguno y, han resultado finalmente inocuas en términos fisiológicos, el timo se ha dejado ver en el bolsillo del paciente y su abuso psicológico.

El paciente o usuario busca la cura de su dolencia o al menos la mejora de su salud. Todo lo que se le publicite u oferte con tales finalidades careciendo sin embargo de unas probabilidades de éxito objetivamente contrastadas —científicamente validadas— incurre en publicidad engañosa y, cuanto menos, atenta contra la dignidad del usuario y el derecho de acceso a una oportunidad terapéutica real. Es por todo esto que las pseudoterapias (falsas terapias), son engaños a evitar y denunciar.

Víctima y embaucador

¿A quién consideramos «víctima de pseudoterapias»? A cualquier persona a quien hayan hecho creer que ha sido diagnosticada o tratada a través de una falsa terapia: homeopatía, naturopatía, acupuntura, pseudoterapia ortomolecular, biomagnetismo, bioneuroemoción, constelaciones familiares, flores de bach, hidroterapia de colon, iriodología, osteopatía, reflexología, reiki, quiropráctica, etcétera. Desde el momento en que un timador presenta …